Como fotógrafo sueco, Joel siente fascinación por el pueblo lapón, que habita en las tierras locales de Suecia desde hace más 5000 años. Trabajando con Nikon y aprovechando sus raíces en la fotografía deportiva, Joel muestra la vida cotidiana de los lapones, superando los estereotipos y reflejando la transición de las actividades tradicionales a los tiempos modernos.

Maxida Märak

Maxida Märak es una artista que actúa en Estocolmo.

"Al crecer, sentí que me faltaban modelos de conducta que hubieran intervenido en la lucha de los lapones por sus derechos indígenas, por lo que yo mismo decidí que tenía que convertirme en un modelo".

Ola Stinnerbom

Ola Stinnerbom, artista y fabricante de tambores lapones.

"Busco revitalizar el tambor lapón y mostrar su relevancia en la era moderna. La idea es motivar a los niños y a los jóvenes lapones a fabricar sus propios tambores y a tocarlos, además de celebrar nuestra herencia cultural".

Merethe Kuhmunen

Merethe Kuhmunen, estudiante del programa de Cuero y textil del Centro educativo lapón.

"Recuerdo la primera vez que me di cuenta de que me gustaban las chicas; tenía 10 años. En el lugar de donde vengo, nunca se habla de asuntos de LGBT, así que me costó mucho tiempo decirlo. Cuando lo dije, sentí una gran tranquilidad. Considero que actualmente todavía quedan cosas por hacer en Laponia en lo que se refiere al tema de LGBT. No me rendiré. Yo creo que todos tenemos que llegar a ser lo que realmente somos".

Marika Renhuvud

Marika Renhuvud es una bailarina que creció junto a la cascada de Storsätern y proviene de Idre, la aldea lapona situada más al sur de Suecia.

"Me trasladé a Falun cuando tenía cinco años y fue entonces cuando empecé a bailar. Desde entonces no he parado de bailar, y ahora vivo en Estocolmo, donde estudio danza en la academia de ballet".

"Lo de emprender una carrera como bailarina no era una opción obvia. Toda mi vida me ha encantado trabajar con renos, y he seguido a mi padre al bosque de los renos desde que era pequeña. Es algo que me gusta de verdad, pero también me di cuenta de que tenía que bailar, porque me hace más feliz que cualquier otra cosa".

"Yo pienso que, a través de la danza, podemos comunicar y contar historias sobre nuestra cultura. Me permite expresarme: mi dolor, lo que siento y pienso, y lo que quiero cambiar en nuestra sociedad".

Matti Berg

Matti Berg es presidente de la aldea lapona de Girjas. Una decisión del tribunal del distrito de Gällivare de febrero de 2016 otorgó a Girjas el derecho exclusivo a controlar la pesca y la caza del área, restableciendo así las competencias que el parlamento de Suecia había despojado al pueblo lapón en 1993.

"Estas tierras significan muchísimo para mí; forman parte de mí y de mi pueblo, y suponen una parte fundamental de mi identidad. Lo son todo".

Katarina Kielatis

Katarina Kielatis, estudiante del programa de Cuero y textil del Centro educativo lapón.

"No me gusta el término 'lapón' porque es un nombre degradante, despectivo y discriminatorio que nos ha aplicado el gobierno sueco. Prefiero el término 'sami'. Yo utilizo la palabra 'sami' en lugar del término 'lapón' porque es la que siempre ha utilizado el pueblo lapón".

Bo Sunna

Bo Sunna y su familia llevan luchando desde los años 80 con las autoridades locales y nacionales para recuperar su derecho al pastoreo de renos y, con él, la identidad lapona y sus derechos como población nativa.

Ahora mismo, la familia y sus renos viven fuera del sistema jurídico, sin la protección de la que disfrutan otros lapones. A los hijos y nietos de Bo Sunna no se les permite tener renos, a pesar de que son lapones y forman parte de una familia con tradición de pastoreo de renos.

Anders Sunna

Anders Sunna, artista

"Gran parte de mi arte se basa en las experiencias de mi familia y en las penurias que soportó, como el desplazamiento que tuvo lugar en 1986".

Mattias Jonsson

"He tenido una educación fantástica gracias a la cultura y la forma de vida lapona. Quiero darles el mismo tipo de educación a mis hijos y guiarlos en todo lo que pueda".