¿Qué le empuja en su labor como fotógrafo?

Me empuja mi amor verdadero por la fotografía. La fotografía nos da una excusa para poder ser curiosos y entrar en la vida de las personas, y me permite involucrarme desde adentro. Por mucho que me guste el deporte, siempre me ha interesado más conseguir la toma que quiero que el resultado de un partido. También me encanta el elemento competitivo; siempre quiero ser el mejor, independientemente de lo que se me ponga por delante, y dar el 110 % en todo para que así sea.

¿Tiene alguna fotografía preferida?

La foto que probablemente más me sirva como inspiración es la emblemática imagen aérea de Neil Leifer, que capta el momento en que Muhammad Ali celebra una victoria trascendental en 1966. Ese es un momento histórico que a todo fotógrafo deportivo le encantaría haber capturado.

Mi foto favorita de entre las que he tomado personalmente es del amistoso de fútbol Suecia-Inglaterra en 2012, en Estocolmo. Fue la primera imagen histórica en el nuevo Friends Arena y me llevó meses de negociación con los responsables del estadio para conseguir que mi cámara pudiera ser colocada en el techo del recinto. El esfuerzo valió la pena y dio lugar a una imagen fantástica de Zlatan Ibrahimovic marcando un gol, que ganó el premio de Imagen del Año en Suecia en la categoría de Noticias Deportivas.

¿Cuánto tiempo lleva utilizando productos Nikon?

Utilicé una cámara Nikon por primera vez en 2008, en las Olimpiadas de Pekín. Usé la Nikon D3 y me impresionó del todo; en aquel momento, era la cámara que todo fotógrafo profesional deseaba. En el año 2009 decidí pasar a utilizar exclusivamente cámaras Nikon, puesto que la calidad era mucho mejor; especialmente el autofoco y las capacidades con ISO altas. Los objetivos NIKKOR también son estupendos para la fotografía deportiva, a la hora de capturar esas tomas de movimiento rápido.

¿Cuál es su material Nikon favorito y por qué?

La Nikon D5, la nueva réflex digital insignia de Nikon, me apasiona. Es más rápida que los modelos anteriores y el autofoco es increíble. Me ayuda de verdad en la fotografía deportiva, porque uno trata de fotografiar objetos que se mueven con muchísima rapidez y no hay un momento que perder. Tengo la suerte de ser embajador de la marca para la Nikon D5, y siento que encaja muy bien conmigo y con mi campo en la fotografía. También me apetece mucho probar la nueva cámara de acción Nikon KeyMission 360. ¡Sería genial trabajar con ella!

¿Qué le parece su nuevo papel como Embajador de Nikon para Europa?

Me ilusiona y me halaga poder ser uno de los Embajadores de Nikon para Europa; como fotógrafo, este tipo de reconocimiento de una marca de cámaras tan consolidada y respetada es increíble. Ya estaba totalmente encantado de que me lo propusieran, y ser también embajador de la Nikon D5 ha sido aún mejor. Me siento un privilegiado por participar en todo esto.

Espero poder infundir entusiasmo a la gente y que mi estilo personal sirva de inspiración a otros fotógrafos, especialmente a quienes aman la fotografía deportiva.

¿Cómo espera desenvolverse en su papel?

Espero poder estimular a una población más amplia, y creo que este prestigioso cargo me ayudará a lograrlo. Soy muy ambicioso, por lo que quiero esforzarme por conseguir algo que no se haya hecho antes a través del Programa de Embajadores de Nikon. Me encantaría trabajar en un proyecto original, y Cuba viene suscitando cada vez más mi curiosidad en los últimos meses, así que ya veremos...

¿Qué es lo que más le entusiasma de su nuevo cargo?

Me ilusionan muchas cosas, pero sobre todo la oportunidad de conocer a gente nueva en acontecimientos como Photokina. Quiero transmitir inspiración a la gente y enseñarles cosas nuevas; darles ideas nuevas para que puedan avanzar y convertirse ellos mismos en grandes fotógrafos.