Nikon Imaging | España | Europa

Cómo tomar mejores retratos

Conozca los elementos de una buena fotografía de retratos

No puede ser tan difícil, ¿verdad? Su amigo/pareja/hijo le pide que le haga una fotografía. Dispone de una bonita cámara digital, por lo que la coge y toma la imagen. Pero no está satisfecho con el resultado y no sabe por qué. Está enfocada y la exposición es la adecuada, entonces ¿qué está mal? Acaba de aprender que hay más factores implicados en la obtención de un buen retrato que realizarlo con una técnica correcta.

En primer lugar, piense un poco en el fondo. No debería distraerle del sujeto. Una pared lisa o un follaje verde oscuro; cualquier cosa sencilla (sin líneas gruesas ni patrones repetitivos) funcionará bien. No hay nada peor que una línea, un poste o una rama que parezcan salir de la cabeza del sujeto.

© Gary Small

D800, objetivo AF-S NIKKOR 24-120mm f/4G ED VR, 1/250 de s, f/6.3, ISO 100, Prioridad a la obturación, Medición matricial, Flash de relleno.

En esta foto hay una señal de tráfico que “sale” de la cabeza de nuestro sujeto.

© Gary Small

D800, objetivo AF-S NIKKOR 24-120mm f/4G ED VR, 1/250 de s, f/4, ISO 100, Prioridad a la obturación, Medición matricial, Flash de relleno.

En esta foto nos hemos desplazado algo más de un metro (para que no aparezcan más señales) y hemos creado una fotografía más agradable.

Tenga en cuenta el fondo

Si fotografía a alguien contra un fondo brillante, es posible que el resultado final sea una silueta. Esto se debe a que el brillo que aparece detrás puede causar que la cámara genere una subexposición del sujeto, haciendo que aparezca oscuro. Para contrarrestar este efecto, puede desplegar el flash incorporado de la cámara DSLR de Nikon o activar la función de flash de la cámara digital COOLPIX o Nikon 1. No obstante, aunque le añada luz a la cara, todavía tendrá el problema de ese fondo tan brillante. 

Todas las DSLR y COOLPIX de Nikon cuentan con compensación de la exposición. Realice una sobreexposición ajustando uno o dos pasos f o las velocidades de obturación para compensar el brillo del fondo. Si los resultados aún no son los deseados, pruebe con un fondo diferente; preferiblemente uno que sea más oscuro que el sujeto.

Tenga presente que la imagen debe tener como protagonista al sujeto. No capture toda la zona que lo rodea. Muévase físicamente o utilice un teleobjetivo o un objetivo zoom para acercarse a él. Aísle el sujeto contra el fondo más sencillo que encuentre. Las cabezas de las personas son verticales, por lo tanto, fotografíelas en esa orientación. Los retratos horizontales pueden parecer desagradables.

© Gary Small

D800, objetivo AF-S NIKKOR 70-200mm f/2.8G ED VR II, 1/250 de s, f/2.8, ISO 100, Prioridad al diafragma, Medición matricial, Flash de relleno.

La composición de este retrato no es interesante en absoluto. El sujeto es una mujer sentada contra una pared de ladrillos, centrada en el encuadre, con mucho espacio sobrante a su alrededor que no aporta nada a la imagen.

© Gary Small

D800, objetivo AF-S NIKKOR 70-200mm f/2.8G ED VR II, 1/125 de s, f/5, ISO 100, Prioridad al diafragma, Medición matricial, Flash de relleno incorporado de despliegue automático.

En esta instantánea, le hemos pedido al sujeto que se apoye contra la pared y que se gire para mirar a la cámara. También hemos recortado la imagen ajustándonos mucho al sujeto (en orientación vertical) para lograr un aspecto más interesante. El fondo de ladrillos ahora se ha convertido en un elemento dinámico en la composición.

Piense en el estilo

A continuación, tenga en cuenta cómo va vestido el sujeto. Los colores sólidos tienden a funcionar bien en los retratos, básicamente porque no distraen. Los patrones brillantes dicen a voces: mírame a mí, no te fijes en la cara.

© Gary Small

D300, objetivo AF-S NIKKOR 24-85mm f/2.8-4D IF, 1/30 de s, f/3.5, ISO 200, Prioridad al diafragma, Medición matricial, Flash incorporado de despliegue automático de la cámara.

En esta imagen nuestro sujeto no solo lleva una camisa con un patrón, sino que se ha sentado junto a un estante repleto de objetos muy variados (a la izquierda) y tiene unas persianas verticales situadas sobre el hombro opuesto.

© Gary Small

D300, objetivo AF-S NIKKOR 24-85mm f/2.8-4D IF, 1/30 de s, f/3.8, ISO 200, Prioridad al diafragma, Medición matricial, Flash SB-900 rebotado contra el techo mediante un reflector que proyecta luz sobre el sujeto.

En esta imagen le hemos pedido al sujeto que se desplace, para que las persianas verticales se conviertan en el fondo. También le hemos pedido que se ponga una camiseta de un color sólido. Además, al acercar la imagen con el zoom para recortarla de manera más ajustada al sujeto, hemos eliminado las distracciones restantes. La luz rebotada en el techo proporciona una iluminación suave a la imagen.

Ángulos favorecedores

Por último: a menos que quiera hacer fotos de tipo carnet para el departamento de policía local, no fotografíe al sujeto de frente. Haga que el sujeto tuerza un poco su cuerpo (a unos 45 grados de usted) y gire la cabeza hacia atrás para mirarle. Es una pose mucho más agradable y favorecedora, que además ayuda a estilizar la figura.

© Gary Small

D800, objetivo AF-S NIKKOR 24-120mm f/4G ED VR, 1/60 de s, f/4, ISO 400, Prioridad al diafragma, Medición matricial, Flash SB-900, Flash directo. 

En esta foto tenemos varios problemas. En primer lugar, puesto que el flash directo incide sobre el sujeto, se genera una sombra discordante que impacta en el fondo.

En segundo lugar, el fondo está un poco abarrotado, se ven fragmentos de marcos de fotos en los laterales, el techo aparece en la parte superior de la imagen y hay un sofá cerca de la parte inferior del encuadre. Por último, la postura recta no es nada favorecedora.

© Gary Small

D800, objetivo AF-S NIKKOR 24-120mm f/4G ED VR, 1/60 de s, f/4, ISO 400, Prioridad al diafragma, Medición matricial, Flash SB-900, Flash de rebote.

Hemos creado una bonita imagen acercando la imagen con el zoom en el encuadre para aislar el sujeto. El fondo ya no es una distracción. Al hacer rebotar el flash contra el techo, la iluminación se ha suavizado (sin sombras discordantes que resten valor a la imagen).

Por último, en lugar de tener al sujeto plantado en posición perpendicular a la cámara, le hemos pedido que se coloque en ángulo, con la cabeza girada hacia atrás, mirando a la cámara y con los brazos cruzados.

Artículo especial e imágenes cedidos por Gary Small.